aaaaaaa Esta sección corresponde, como su nombre lo indica, a lo que fue un rico Movimiento que se dio al interior de nuestra profesión, cual fue el de la “Reconceptualización del Trabajo Social Latinoamericano”. Ni “etapa”, ni “modelo”, ni “proceso” ni, menos que menos “paradigma” profesional, sino exactamente lo antes dicho: Movimiento, en coexistencia temporal (no armónica por cierto) con otras líneas y propuestas tales como la tradicional-conservadora de tipo “asistencialista-paliativa”, la del Servicio Social “tecnocrático-desarrollista” y, especialmente, con una que significó graves equívocos y confusiones (buscadas, por cierto, por sectores interesados que la impulsaban) que es la de “actualización” profesional que, en no pocos casos, la autodenominaron –con ese propósito confusionista precisamente- también como “reconceptualización”. Como este tema puntual se desarrolla, junto con otros muchos, “in-extenso” en partes y secciones posteriores de este espacio (ver, a propósito y por ejemplo, el trabajo de Alberto Dieguez “¿Fuimos todos reconceptualizadores?”) no lo ampliaremos más en este momento.

Cabe, señalar, sin embargo, que también al interior del propio Movimiento de Reconceptualización hubo líneas y tendencias internas, y distintos “momentos” de su desarrollo desde los marcos iniciales impregnados aún de “concepciones desarrollistas” (positivistas-funcionalistas en lo filosófico-ideológico). Pero esas si, es importante que queden claramente reflejadas en (y con) la selección de aportes y trabajos que en esta parte incluimos y que se complementan con la otra selección, paralela a ésta, que es la de artículos de la entonces revista “Hoy en el Trabajo Social”, de este mismo espacio.

Lo anterior toma real validez e importancia si tenemos presente como premisa que todo quehacer que se pretenda mínimamente científico, tiene que partir (si no se quiere caer en repeticiones vanas y/o estériles) de un grado mínimo indispensable de conocimiento de lo antes hecho (incluyendo sus errores para romper con ellos) si acaso lo que se busca es continuarlo y superarlo. Y eso es decisivo y, por lo tanto, fundamental en el caso y en la temática que nos ocupa, porque desterrado el mencionado Movimiento por obra y gracia de las dictaduras militares que asolaron los países en que se originó, fue luego prolijamente ocultado en unos casos, o minuciosamente distorsionado en otros, aspecto este que conspira contra las perspectivas de superación antes apuntadas. Aspectos estos que también se abordan con más detalle y documentación en otras secciones de esta página.

Ha sido grande el esfuerzo realizado por los responsables de esta Página y por su Consejo Editorial para ubicar y rescatar parte de esos aportes, hasta donde fue posible y  seguramente nunca se podrá  lograrlo del todo: hay materiales, artículos, aportes varios de los cuales no fue posible hallar algún ejemplar, como –por ejemplo- trascripciones de Ponencias a congresos, seminarios, exposiciones académicas, etc. Pero la búsqueda continúa abierta y ello nos alienta. Pero hay otros –y son varios los casos-  que no se alcanzaron a formular por escrito (sistematizar, redactar) y que no llegaron a estar en “letras de molde” (caso paradigmático, por ejemplo, el de Luis María Früm, como así también de otros/as) y cuyos borradores fueron pasto de las llamas. Son parte de los lamentos irreparables.

Hay que aceptarlo y continuar

DIRECTORIO 


Regreso a la página principal